topbella

8 de marzo de 2011

Happy Section 3

Pues es martes, difícil martes -el viernes se ve leeejos-, así que ¿por qué no? Hoy los encargados de extender una sonrisa por nuestros rostros son Grim, Ash y Meghan  ^^ )

"Grimalkin saltó sobre la mesa y olfateó.

 -Vaina de verano –declaró, envolviendo su cola a su alrededor-. No pensé que creciera en los territorios de Invierno –se volvió a mí con una seria expresión-. Mejor no comas muchas de éstas –advirtió-. Hacen el vino de hadas con ellas. Tu parte humana no lo manejará bien.

 -Oh, deja que pruebe unas –bufó Puck, rodando los ojos- Ha estado en Faery el tiempo suficiente para comer nuestra comida. No la transformará en rata ni nada.

 -¿Hacia dónde iremos? –Preguntó Ash sonando aburrido de nosotros- ¿Consiguieron idear un plan para encontrar al Rey de Hierro, o vamos a pintar blancos en nuestras espaldas y vagar en círculos hasta que se dé cuenta?

 Le di un mordisco a la fruta y el calor inundó mi boca. Tragué y llenó todo mi cuerpo, alejando el frío. El edredón estaba sofocantemente caliente. Lo coloqué encima de una de las sillas, y terminé el resto de la fruta de un bocado.

 -Estás horriblemente ansioso por ayudar –Puck arrastró las palabras, reclinándose contra la mesa-. Y aquí estaba yo,  listo para un duelo a primera hora de la mañana. ¿Por qué el cambio de corazón, Príncipe?

 Los efectos de la vaina de verano se estaban desvaneciendo; el frío picó en mis brazos y mis mejillas hormiguearon. Ignorando la mirada de advertencia de Grimalkin, atrapé otra fruta y la hice estallar en mi boca como Puck había hecho. Maravilloso, delicioso calor surgió en mi interior, y suspiré de placer.

 El perfil de Ash se hacía borroso en los bordes mientras encaraba a Puck.

 -Tu princesa y yo hicimos un trato –dijo-. Estuve de acuerdo en ayudarla a encontrar al Rey de Hierro, aunque no te aburriré con los detalles. Mientras mantenga mi parte del acuerdo, no te involucra en ninguna manera. Sólo prometí prestarle mi a ayuda a ella.

 -Lo que significa que aún somos libres de batirnos en duelo cuando queramos.

 -Exactamente.

 La habitación se balanceó ligeramente. Me dejé caer en una silla y agarré otra vaina de verano del cuenco, empujándola entera en mi boca. De nuevo sentí el torrente de calor. En algún lugar lejano, Puck y Ash estaban manteniendo una peligrosa conversación, pero no pude hacer que me importara. Enganchando el borde del cuenco, lo jalé hacía mí y empecé a comerlos como dulces.

 -Bueno, ¿por qué esperar? –Puck sonó ansioso- Podemos salir ahora mismo, Su Alteza, y terminar con esto.
Grimalkin suspiró audiblemente, interrumpiendo la conversación. Ambos fae se volvieron para mirarlo.

 -Todo esto es muy fascinante –dijo Grimalkin, su voz sonando extraña en mis oídos-, pero en vez de estar posando y arañando el suelo como pavo reales en celo, quizá deberían mirar a la chica.

 Ambos chicos miraron hacia mí, y los ojos de Puck se agrandaron.

 -¡Princesa! –Puck aulló, saltando hacia delante y arrancando el cuenco de mis dedos tenaces - No se suponía que tu… No todos ellos… ¿Cuántos comiste?

 -Qué típico de ti, Puck –la voz de Ash vino desde una gran distancia, y la habitación comenzó a dar vueltas-. Ofréceles una probada de vino de hadas y actúa sorprendido cuando estén consumidos por él.

 Aquello me pareció muy gracioso y estallé en histéricas carcajadas..."
            (The Iron King. Traducción de My Lovely Freak) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un espacio para los devoradores de libros