topbella

15 de junio de 2011

Awakened (The Guardian Legacy I)

Título: Awakened (The Guardian Legacy I)

Título no oficial: Despertada

Autora: Ednah Walters

Editorial: Pill Hill Press, Chadron, 2010

En español: No hay

Llegó a mis manos: Como parte de uno de los Book Tours organizados por Latin Books Tour

Y va de…

Lil Falcon es una chica pelirroja de 16 que vive como una gitana, por la sencilla razón de que es una. Sip, una gitana en pleno siglo XXI, con todo lo que esa palabra implica: amplias faldas coloridas, muñecas cargadas de accesorios, un extraño amuleto colgando de su cuello, y por supuesto, vida errante. Comparte una pequeña caravana con su abuelo, la única familia que le queda, y casi ha perdido la cuenta de los lugares en que han estado, sin permanecer nunca lo suficiente para pensar en comprar una casa. Con todo esto, es natural que Lil jamás se haya sentido pertenecer a ninguna parte, ni tampoco encajar muy bien en los nuevos sitios a  los que se mudan.

Pero ahora la situación ha conseguido un nuevo punto arriba en la escala de su ya inusual vida. Recientemente, ha empezado a escuchar voces de espíritus en su cabeza. O eso es lo que ella cree, hasta que un día aparece la voz de un chico pidiendo su ayuda. Muy distinto a los otros espíritus, este chico habla directamente con ella, parece leer sus pensamientos, y se niega a dejarla en paz a menos que haga lo que le pide. Desde luego, Lil no tiene en sus planes hacer caso de un espectro, pero no le queda más remedio; al parecer el arrogante chico planea hablarle por siempre si no accede a entrevistarse con él directamente –¿Duh??-. Decidida a zanjar el asunto de  una buena vez, sale a su encuentro, y cual no va siendo su sorpresa, cuando en vez de hallar una nube de humo o un ente semitransparente flotando por ahí, sus ojos se encuentran con un chico alto, de piel bronceada, cabellos negros y extraños ojos verdes, endemoniadamente atractivo, de una oscura e irritante arrogancia, quien se presenta a sí mismo como Bran Llyr. Evidentemente él no es un espíritu, y el favor que le pide está a punto de voltear de cabeza su mundo: necesita que le dé un mensaje al Guardián Cardinal de la Energía Psíquica. Su abuelo, ni más ni menos.

Por supuesto, Lil manda a paseo al extraño muchacho, pensándolo seriamente afectado en sus facultades mentales. Su abuelo no es ningún Guardián de nada y ella no pertenece a ninguna raza especial de seres con poderes superiores, como él parece dar por hecho. Sin embargo, no puede apartar de su mente lo que Bran le ha dicho, ni el hecho de que pareciera querer probar que él también era parte de la clase de gente a con quienes la asociaba. Además, ahora que lo piensa, ciertamente su abuelo jamás ha lucido como un anciano…  Grande es sorpresa cuando tras confrontarlo, él no sólo acepta ser quien Bran dijo, sino que además le hace una sobrecogedora revelación: ella es una aprendiz de Guardián, una descendiente de los Xenithians, ángeles buenos que se dedican a mantener a raya a sus hermanos malvados, los Hermonities, demonios que habitan entre los humanos. Su destino es convertirse en la próxima Guardián Cardinal de la Energía Psíquica, y para ello tendrá que entrenar sus poderes; unos poderes que muestran ser arrolladores.

Ahora Lil tiene que hacer frente a su verdadera identidad, entrenar con otros aprendices, conseguir dominar las habilidades básicas de telepatía, lectura de mentes y teletransportación; al mismo tiempo en que descubre los trozos de su verdadero pasado. Y en medio de todo eso, no puede quitarse de la cabeza que Bran en realidad necesita ayuda, y quizá ella sea la única capaz de hacer que los otros lo escuchen, a pesar de que él sea mitad demonio

Y yo digo que…

Una historia realmente entretenida con toques acción que engancha desde las primeras páginas. Lil es una chica decidida, persistente, que se encuentra en el camino de autodescubrimiento, y la realidad sobre sus orígenes. Por alguna razón, entre otras rarezas, parece encontrarse conectada a Bran, cuyo toque de oscuridad lo hace un chico peligroso y atractivo; la mezcla promete, y mucho. Particularmente me encantan las historias que penden de un chico malo en potencia, donde hay suficiente aventura e intriga, para evitar que se trate de un cuento dulzón cual sea. En este caso, esto se cumple muy bien, así que en un momento te encuentras preguntándote qué pasa con Bran, y al siguiente deseando leer más sobre los poderes de Lil en acción, o sobre los poderes de los amigos de Lil en acción.

Por otra parte, el mundo que se levanta de las páginas resulta muy emocionante: ahí, pasando desapercibidos entre los seres humanos, se encuentran dos clases de ángeles; unos se encargan de proteger y salvar almas y otros que prefieren destruir. Ambas razas poseen poderes asombrosos, relacionados con algún elemento como el fuego, el tiempo, la energía psíquica, el aíre o el agua. Del lado de los ángeles buenos, existen Guardianes Cardinales para cada uno de esos elementos, y junto con ellos, los aprendices; chicos que además de llevar una vida como la de cualquier adolescente, deben entrenar sus florecientes poderes para más tarde convertirse en Guardianes Cardinales. Es en ese grupo, donde de pronto Lil tendrá que hacer buenas migas, y las personalidades de sus nuevos compañeros –Sykes, Remy, Kim e Izzy-, van a hacer de la tarea toda una aventura. Algo así como una escuela alterna, con profesores raros incluidos.

También me gusta la clase de habilidades básicas que todos los Xenithians poseen: conversar mentalmente con otros, cerrar los ojos para percibir la energía psíquica de los demás, teletransportarse, el dominio sobre los elementos… Definitivamente ahí hay potencial de sobra para tornar esta novela, y las que le siguen, bastante antojable. Para el 1º de agosto de este año nos llegará la siguiente entrega, que se llamará Betrayed, la que promete grandes cosas, puesto que aún quedan muchos cabos sueltos por atar. Mientras tanto, pueden darse una vuelta por el blog de la serie aquí.

Para finalizar me gustaría añadir que leerme esta novela me ha dejado un muy buen sabor de boca, no sólo las bondades de la propia historia, sino porque la oportunidad de conocerla provino de un book tour, el primero en el que participo. Por si hay por ahí alguien que aún no sepa de que va esto, la mecánica es simple: se trata de mandar un libro por correo postal a un número determinado de personas que hayan solicitado participar. Cada una de ellas tiene un tiempo determinado para leerlo y enviarlo al próximo lector; luego hay que publicar la reseña respectiva. Dependiendo de las personas que se registren, algunos tours pueden ser internacionales, lo que le añade más emoción al asunto. Si no lo han intentado, les recomiendo la experiencia; nada se compara con recibir a la antigua un libro que ha viajado kilómetros tan sólo para que ustedes lo lean, y luego dejarlo ir a su nuevo destino –suspiro nostálgico-. Muchas veces, al final del tour el libro es sorteado, así que igual y son los afortunados ¿por qué no? Como este es el caso de Awakened, ¡ya estoy cruzando los dedos para ganármelo! Por si les interesa, pueden mirar los tours abiertos en Latin Books Tour.
Saludos ^^)

1 comentario:

  1. Tiene una pinta tremenda!!! A ver si sale en español..
    un besin

    ResponderEliminar

Un espacio para los devoradores de libros